Cómo limpiar tus gafas correctamente

Limpiar unas gafas de la forma adecuada es una parte fundamental del cuidado y el mantenimiento de las mismas. En muchas ocasiones, los usuarios no dan suficiente importancia a este hecho, desconociendo por completo los problemas que pueden causar para la visión unos cristales sucios y unas monturas mal ajustadas.

Interesa recordar que una limpieza frecuente de cristales y una montura bien centrada, además de aportar una vision de buena calidad, hará que tus gafas graduadas o tus gafas de sol duren mucho más tiempo en estado óptimo.

¿Cómo debo limpiar mis gafas?

limpiar-gafas

En la actualidad casi todos los cristales de gafas son orgánicos, es decir, pesan muy poco y son más resistentes que antes. Sin embargo, es necesario limpiar y manipular las lentes con cuidado. Pon atención a las siguientes recomendaciones.

Limpia los cristales con agua y jabón

Una solución sencilla como pocas y obligatoria cuando tus gafas se han llenado de tierra o similares. Debes colocar las lentes bajo el grifo evitando que salga demasiada presión para no deformarlas; tras empapar un poco los cristales, aplica suavemente jabón neutro con la punta de tus dedos. Después aclara bien con más agua y seca los cristales con papel higuiénico o un pañuelo limpio, asegurándote que no contiene nada que pueda rayar el vidrio.

Existen otros métodos de limpieza, como algunos sprays (que evitan además el vaho), toallas húmedas o paños de microfibra.

Sujeta de forma correcta las gafas

Debes sostener siempre la gafa por el canto de montura del cristal que estás limpiando o secando, ya que si coges de un lado y presionas al secar el otro cristal, la gafa puede terminar sufriendo deformaciones a lo largo del tiempo. Si, además, la gafa es un modelo sin montura, corres el riesgo de romper el cristal por efecto de la presión.

Limpia la montura sin oxidarla

Después de poner tus lentes bajo el agua y secar los cristales, no te olvides de secar convenientemente la zona de bisagra y tornillos. Lo mejor es poner las gafas en un lugar que corra el viento, aunque sea ligeramente.

Ajusta bien las varillas

Si las bisagras de las varillas están flojas, debes estar pendiente de ajustarlas. Sin embargo, debes tener cuidado con apretarlo demasiado. Al contrario de lo que suele pensarse, es más arriesgado tenerlas apretadas que sueltas, ya que podría romperse.

En cualquier caso, te recomendamos que acudas a tu centro óptico si notas que tus gafas no están bien centradas, ya que esto repercute más de lo que crees en la calidad de la visión.

Si quieres saber más sobre el cuidado de tus ojos y lentes, consulta el blog de Multiópticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *