Consejos de Clínica Londres para tomar el sol saludablemente

Tomar el sol con moderación y siguiendo unas precauciones básicas es beneficioso ya que los rayos del sol son importantes para la producción de vitamina D. Esta vitamina es básica en la mineralización de los huesos y en proceso de absorción del calcio.

Si no nos diese el sol se produciría una hipovitaminosis D y un déficit de calcio, que es fundamental, tanto en la infancia (crecimiento y consolidación de los huesos sin él podría aparecer el raquitismo), como en las mujeres que están atravesando la menopausia y que suelen sufrir osteoporosis (descalcificación de los huesos).

Sin embargo esto no es excusa para “achicharrarnos bajo el sol” ya que bastan 5 ó 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana para recargar los depósitos de vitamina D.

Antes de tomar el sol Clínica Londres, te invita a tener en cuenta estas consideraciones.

El sol del verano es más agresivo que el de otras estaciones

Además de que en verano estamos expuestos a muchas más horas de sol que en invierno el ángulo incidencia de los rayos solares es mucho más directo ya que, en verano, estos caen perpendicularmente.

Pero no debemos olvidar que tanto la cara como las manos van expuestas al sol durante todo el año, y mientras en verano el sol nos molesta y quema por la acción de los infrarrojos, en invierno no tenemos esa sensación y por ello no nos protegemos apareciéndonos con los años las famosas pigmentaciones “de la edad” u otras lesiones premalignas o malignas. Por tanto, hay que usar protección solar todo el año.

Protégete más si vas a la montaña
Cuando tomamos el sol en la montaña existe una diferencia frente a cuando lo tomamos en la playa y esa es la altitud. Entre la montaña y la playa suele haber una diferencia de altitud de entre 1.500 y2.000 metrospor lo que los rayos solares son más directos en la montaña que a nivel del mar.

Cuida especialmente la piel de los niños

Los niños son muy sensibles al sol y hay que protegerles especialmente ya que su piel todavía no está “curtida”. Con los años y la exposición a las inclemencias ambientales (sol, aire, frío, etc) nuestra piel se va fortaleciendo para defenderse de las mismas aumentando las capas de la epidermis y la producción de melanocitos.

Además, la piel tiene memoria por lo que los excesos que cometamos a lo largo de nuestra vida irán dejando marca. Hay que señalar que ahora se ha tomado conciencia de la importancia de la protección solar pero durante muchos años (sobre todo los 80 y los 90) la gente ha tomado el sol sin moderación y ahora nos encontramos muchas personas que están pagando las consecuencias.

Por otro lado, en la edad adulta también hay que protegerse sobre todo las mujeres deben tener especial cuidado en las épocas de cambios hormonales (como el embarazo) ya que su piel estará mucho más sensible.

Y consejos que nunca hay que olvidar…..

No tomar el sol en las horas en las que es más intenso (entre las 12:00 y las 16:00 horas)

Utilizar siempre protección adaptada a nuestro tipo de piel.

Proteger especialmente la cara, manos y escote y hacerlo todo el año. Estas zonas están siempre expuestas y el sol envejece.

Renovar la protección solar cada 3 horas.

No llevar perfumes si vamos a tomar el sol.

Tener especial cuidado si se está tomando alguna medicación que produzca fotosensibilidad, como por ejemplo los anticonceptivos.

Sobre Clínica Londres

Clínica Londres es un centro médico dedicado a la medicina y cirugía estética y el tratamiento de obesidad. Su misión es mejorar la vida a mujeres y hombres para que se sienta más sanos de cuerpo y mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *