Gafas de sol: ¿polarizadas o sin polarizar?

¿Quieres unas gafas de sol pero no sabes si comprarlas con un filtro polarizado? ¿Qué diferencias existen entre las lentes clásicas y las polarizadas? Toma nota de los siguientes apuntes de Multiópticas que responderán a todas tus preguntas.

Conocer el funcionamiento de la luz nos da las claves fundamentales para entender las diferencias entre las gafas de sol polarizadas y las gafas de sol corrientes.

polarizadas o sin polarizar

La luz llega a nuestros ojos desde muchas direcciones, no nos viene organizada en una línea recta. Se comporta de manera muy parecida a las ondas de sonido y sus fotones hacen vibrar el campo electromagnético como aquéllas. Los fotones son las partículas básicas que conforman un rayo de luz; dentro de éstos, los fotones se mueven de manera totalmente dispar.

En muchas ocasiones, recibir rayos de luz desde tantos puntos resta visibilidad. Es especialmente molesto cuando la luz se refleja en superficies planas y los ojos terminan sufriendo fatiga y malestar. Pero, ¿y si pudiéramos bloquear los fotones que vibran en dirección horizontal y dejáramos entrar la luz vertical para ver con la claridad necesaria? Algo parecido hace un filtro polarizado en unas gafas de sol. En realidad, unas lentes polarizadas dejan pasar sólo la mitad de la luz llega. Además, bloquean los destellos y los rayos del sol que se reflejan en las superficies planas y brillantes.

Por tanto, las gafas polarizadas bloquean la luz que llega en dirección horizontal y que se refleja en superficies como el mar, la carretera o la nieve. De esta forma, aumenta la calidad de la visión y se conserva la claridad gracias a los rayos verticales que entran a través del filtro. Las lentes polarizadas son especialmente recomendables para conseguir una visión óptima durante la conducción, la práctica de deportes en agua o nieve e incluso en un tranquilo paseo por la playa.

En definitiva, los ojos sufren menos a causa de la luz con unas gafas de sol polarizadas. Respecto a las gafas de sol tradicionales, suponen un añadido en confort, salud y seguridad en muchos contextos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *