¿Cuáles son las 5 averías más frecuentes en nuestras motos?

Conoce los cinco fallos más habituales por los que tu moto puede acabar en el taller y poder así adoptar medidas de prevención.

Seguro que sois muchos los que os preguntáis si la avería que ha sufrido vuestra moto es poco común o no. Y, aunque es cierto que cada una es “única”, sí hay una serie fallos que se producen con mayor frecuencia. Eso sí, los expertos advierten que las averías han evolucionado al mismo tiempo que las motos.

Es decir, en la lista de los fallos más comunes ya no solo se encuentran las que provienen únicamente de fallos mecánicos, sino que en los últimos años escalan posiciones los problemas electrónicos o eléctricos, daños que además suelen ser más costosos de arreglar.

fallos frecuentes moto

Cuestiones económicas de las reparaciones al margen, y aunque hay que ser conscientes de cada vehículo es un mundo, a través de este post de consejos AMV queremos arrojar algo más de luz sobre cuáles son algunas de las averías más corrientes y poder contribuir a una mayor seguridad con tu moto.

En definitiva, conocer cuáles son los puntos débiles de las motos modernas pueden ayudarnos a que adoptemos alguna medida de prevención y podamos evitar problemas con nuestra moto.

Según los datos facilitados por el Grupo Red Europea de Garantías de Vehículos (REGV), este es el top 5 de fallos más comunes:

  • Rotura del embrague. Es una de las averías que más se producen en las motocicletas. Según los datos que maneja esta entidad, éstos suponen el 15% de las entradas al taller.
  • Los problemas con el alternador suponen la segunda incidencia mecánica, lo que supone el 10% de los fallos registrados en las motos según estos datos. Además, suelen ser los fallos más caros que entran dentro de las garantías.
  • El tercero más común son las centralitas de la gestión del motor, cuya reparación suele ser más costosa que las anteriores.
  • El cuarto fallo más habitual es el relacionado con la bomba del combustible, lo que supone el 7% de las averías. Según los expertos, suele estar producida por el deficiente o escaso nivel de combustible en el depósito. También puede darse por no haber lubricado la bomba.
  • El quinto tiene que ver también con dicha bomba, aunque está relacionado con los desperfectos en las juntas de estanqueidad y conductos. Este fallo afecta al 5% de los vehículos de dos ruedas averiados.

Aunque conociendo estas averías, podemos tener una mayor idea de cómo cuidar tu moto y en qué partes de nuestro vehículo fijarnos más, no hay que olvidar que para alargar la vida útil de nuestra moto es fundamental realizarle las revisiones periódicas y llevar a cabo un mantenimiento constante por tu cuenta. Recuerda que su buen estado en el día a día es tu responsabilidad.

Asimismo, y puesto que ya hemos visto que algunas de las averías más costosas tiene que ver con ir muy justo de gasolina y lubricante, es importante que mantengamos nuestra moto siempre con los niveles recomendados, de manera que la bomba pueda tener una vida mucho más larga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *