Cómo pasar la ITV de tu moto a la primera

Si te va tocando pasar la ITV de tu moto, conviene que vayas teniendo en cuenta algunos factores. Te ofrecemos unos pequeños consejos para que todo vaya “sobre ruedas” en un momento tan delicado.

Lo importante es pasarla correctamente sin problemas; en cualquier caso, ten presente que la ITV es una buena opción para verificar la seguridad de tu vehículo, así te evitarás accidentes indeseados.

pasar-itv-motos

Recuerda que lo normal es pasar la ITV de tu moto a los 4 años de comprarla y, después, cada dos. ¡Vamos con ello!

Consejos para pasar la ITV de tu moto

  • Documentación: Permiso de circulación, tarjeta de inspección técnica y seguro en vigor. Si estás interesado en un buen seguro de moto consulta la a pont grup.
  • Número de bastidor: Que esté visible y sin manipulaciones. Lógicamente, ha de coincidir con el de la documentación.
  • Luces: Te revisan todas: cruce, carretera, freno, la de la matrícula… y otras que tu moto puede estar obligada a llevar como los intermitentes o la de emergencia. Vigila también el nivel de altura de la corta y la larga, lo miran.
  • Frenos: Compruébalos bien antes de ir. Se revisan en la prueba del rodillo.
  • Retrovisores: Asegúrate de que no están rotos. Debes tener 2 si tu moto alcanza los 100 km/h.
  • Guardabarros: También los protectores de la cadena y corona. Vigila que no estén deteriorados.
  • Matrícula: Bien visible, anclada y homologada.
  • Neumáticos: Utiliza los que necesita tu moto. Que estén homologados y en perfectas condiciones. Revisa su desgaste y la profundidad de los surcos.
  • Claxon: En funcionamiento, ojo que hay niveles de volumen para el “pito”.
  • Tubo de escape: Se revisa su nivel de ruido y las emisiones de CO2. Cuidado si lo has cambiado hace poco o no es el correcto.
  • Suspensión: Se comprueba su buen funcionamiento y también las posibles pérdidas de líquidos.
  • Velocímetro: En regla. También vale si va en millas.
  • Holguras: Ojo si tu moto tiene holguras en la dirección o en la suspensión, también lo miran.
  • Pasajero: Asideros y estribaderos fijos y seguros.
  • Pata de cabra: Cuidado si el motor sigue en funcionamiento si se mete una marcha.
  • Transmisión: Se comprueba su estado.

Por último, unos consejos finales para pasar la ITV de tu moto:

  • No te enfades ni te encares con los inspectores, eso sólo empeorará las cosas.
  • No intentes engañarles, se las saben todas.
  • Si tienes dudas sobre el estado de tu moto, acude antes a un taller para que la verifiquen.
  • El resultado de la inspección puede ser: favorable, desfavorable o negativa.

Mantener tu moto en condiciones óptimas es la mejor manera para enfrentarse a cualquier revisión. Cuida tu moto y… ¡disfruta de la carretera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *