5 consejos a tener en cuenta al comprar un coche de segunda mano

Independientemente de las cifras oficiales, la simple observación, la lectura de los medios y el sentido común nos dice que los coches de segunda mano se han trasformado en la alternativa perfecta para comprar tiempos de crisis. ¿Que no se puede afirmar esto sin pruebas? Pues bien, la venta de automóviles de más de 10 años en promedio subió en un 11% en relación con 2012. Además, las operaciones realizadas directamente entre particulares llegaron al 16% del total, todo según la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam).

Con estas cifras sobre la mesa –a las que faltaría por agregar las de las ventas de pólizas de Liberty Seguros, Mapfre, Axa y otras compañías del sector-, es fácil suponer que la cantidad de personas que optó por un coche de segunda mano durante 2013 fue considerable y no hay nada que haga suponer que en 2014 dicha situación variará. Por lo mismo, es bueno comenzar a dar algunos truquillos que resultan muy útiles a la hora de elegir un vehículo que ya tiene kilómetros de uso.

consejos compra coche segunda mano

Eligiendo coche de segunda mano

Si alguno de vosotros está pensando en comprar uno, que tome nota de lo que sigue.

  1. Poner atención a los frenos, a la caja de cambios y a la pérdida de líquidos. Para hacerlo es necesario conducir el coche antes de comprarlo, estar atentos a cualquier ruido extraño que se genere al pisar los pedales; también hay que observar si existe una fuga de líquido, la cantidad de la misma y si los cambios pasan sin dificultad.
  2. Si hay zonas muy brillantes en la carrocería, hay que mirarlas con detenimiento. ¿Por qué? En algunos casos, lo que se esconde es una abolladura anterior reparada con masilla. Para estar seguros de la magnitud del posible accidente sufrido por el coche, se puede utilizar un imán y pasarlo por la zona en cuestión. Si se pega al metal, la carrocería está bien, si no, habrá que hacer preguntas a quién vende.
  3. Revisar los neumáticos. Si se detectan rajas, grietas, excesivo desgaste, flancos deformados o si se nota que los dibujos están algo difusos, hay que mencionarlo de inmediato. Además, si al conducirlo se perciben vaivenes o ruidos inusuales, puede que el sistema de suspensión esté fallando.
  4. Tubo de escape. Si expulsa un humo azulado significa que el coche está quemando aceite. Si tiene grietas, es que está en malas condiciones y conviene reemplazarlo.
  5. Interior del coche y estado del motor. Es importante cerciorarse de que los cinturones se deslicen de la manera correcta y que no tengan ni roturas ni cortes. También conviene estar seguros del estado general del tapizado, de cómo se mueven los asientos y de que la dirección no presente problemas de bloqueo, fijación incorrecta u holgura o dureza excesivas. Finalmente, hay que ver que todos los indicadores del panel de control funcionen de la manera en que se requiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *