10 recomendaciones para mantener los frenos en buen estado

No importa cuál vehículo conduzcas o si eres de aquellos que piensa que la mantención es un asunto exclusivo de los mecánicos. Da lo mismo si hablamos de un coche de gama alta, de una simple scooter urbana o de si piensas que tener contratado un seguro con Génesis, AXA o cualquier otra compañía, basta y sobra. Siempre habrá aspectos a los que deberás poner atención, especialmente cuando se trata de evitar imprevistos en carretera.

recomendaciones-para-mantener-frenos-buen-estado

Cuidando de los frenos

Estudios realizados durante 2013 revelaron que un 25% de los coches de más de cuatro años presenta claras deficiencias en su sistema de frenos, lo que evidentemente no es un asunto para tomar a la ligera. La responsabilidad principal en la mantención de cualquier vehículo motorizado recae en quién lo utiliza y en esto no hay opiniones divergentes.

Por mismo, a continuación te presentamos un listado con diez recomendaciones muy fáciles de  seguir que te ayudarán a cuidar el estado de tus frenos.

  • Observa la manera en que conduces. Según la manera en que lo hagas. tu sistema de frenos estará expuesto a mayor o menor desgaste. Lleva tu vehículo al mecánico para ver en qué estado se encuentra y a partir de esa información establece un calendario de revisiones.
  • Los frenos deben usarse lo justo y necesario. Utilizarlos demasiadas veces de manera brusca o constante les produce mucho daño, por lo mismo, cuando se trate de adecuar la velocidad intenta hacerlo con el cambio de marcha.
  • Pon atención a cualquier ruido, vibración o señal extraña que percibas. Algunos sonidos pueden denotar un desgaste en las pastillas o en los discos. Si es así, hay que llevar el coche o la moto de inmediato a un taller.
  • Ojo con un freno duro. Si al utilizarlo sientes que te cuesta presionar el pedal puede ser que la pastillas o los discos del freno estén funcionando mal.
  • Ojo con un freno blando. Es el caso contrario al anterior: si se hunde al presionar el pedal, posiblemente estés frente a una fuga de líquido en el circuito de frenos o a un desgaste de las pastillas.
  • Frenos que chirrían no son buena señal. Si estás en este caso, ve al mecánico ahora mismo. Tu vehículo puede estar sufriendo una cristalización de las pastillas o un desgaste de las mismas.
  • Elige personalmente los frenos que quieres. Busca asesoramiento e infórmate acerca de cuáles son los tipos de frenos que mejor se adecuan a tu motocicleta o a tu coche. Cuando lo sepas, exige que te los instalen.
  • Evitar dejar pasar mucho tiempo entre revisión y revisión. Los especialistas aconsejan nunca dejar pasar más de 20 mil kilómetros sin echarle un vistazo a los frenos.
  • Tomar en cuenta la homologación. Si te han cambiado las pastillas, es importante que estés seguro de que están homologadas (ECE R-90). Si no es así, estarás poniendo en peligro tu vida y la de quienes te acompañan.
  • Ojo con las vibraciones en el volante. Puede significar que tu sistema de frenos está colapsando. Ve al mecánico lo más rápido que puedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *