¿Cómo aprovechar las horas de estudio?

estudiar_uax

En lo de estudiar, cada maestrillo tiene su librillo. Están los que optan por hacer resúmenes de lo estudiado, los que en voz alta van cantando la lección e incluso los que intentan aprenderse las materias de memoria. Sea cuál sea tu método de estudio, existen una serie de pautas que, si las sigues, te ayudarán a estar concentrado y a aprovechar el tiempo.

 Cinco pautas aprovechar las horas de estudio

Horarios. Estar muchas horas frente al libro o los apuntes no significa que se haya aprovechado en realidad todo ese tiempo estudiando. Por eso, es importante saber escoger los horarios en que tu rendimiento sea mayor. Cuando identifiques cuál es tu momento del día para el estudio, aprovéchalo al máximo.

Descansos obligatorios. Estar cinco horas seguidas sentado frente al libro puede resultar contraproducente. El cuerpo y la vista se fatigan y llega un momento en el que eres incapaz de asimilar más conceptos. Es bueno que cada hora u hora y media tomes un descanso de unos 10 minutos. Y si paseas y aireas un poco la cabeza, mucho mejor.

Buena condición física. Tanto el buen estado físico como una correcta alimentación favorecen el estudio. Existen alimentos, como la zanahoria, el salmón, las almendras o los arándanos, que aumentan la capacidad de retención. De igual manera, hacer deporte varias veces por semana y dormir una media de 8 horas diarias suma puntos para ser un mejor estudiante. Campus universitarios como el de la Universidad Alfonso X el Sabio (UAX) favorecen esta integración entre deporte, estudios y vida saludable.

Lugar adecuado. Para estudiar, hay que evitar distracciones. Por eso, son muchos los estudiantes que acuden a bibliotecas a preparar los exámenes, ya que en casa las tentaciones son muchas: televisión, teléfono, la nevera, etc. Si prefieres estudiar en casa o en tu residencia, procura que en tu habitación haya poco más que una mesa, una silla y tus libros y apuntes. La luz deberás colocarla a la izquierda si eres diestro (al revés, si eres zurdo), y la silla deberá ser cómoda. Si es preciso, coloca un atril para no doblar el cuello durante mucho tiempo.

 

No lo dejes para el final. Si estudias todos los días un poco, al final no te verás agobiado con las prisas. Planifica durante el curso tus horas de estudio diarias, semanales o mensuales. Es bueno establecer una rutina de estudio. Sin casi darte cuenta, estarás mucho mejor preparado para los exámenes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *