Cómo superar los primeros días de la universidad

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAcabas de empezar a la universidad y te sientes desubicado, no conoces a nadie y ni siquiera sabes dónde está la cafetería. Muchos alumnos experimentan estas mismas situaciones, que van desde la preocupación hasta el miedo ante el cambio. Sin embargo, superar los primeros días es más sencillo de lo que crees.

Es posible que hace unos meses pensaras que lo más complicado de entrar en la universidad ya había pasado al superar el examen de selectividad. Y que ahora, al aproximarse el comienzo de curso, te entren dudas sobre cómo enfrentarte a esta nueva etapa de tu vida. Gente a la que no conoces, “miedo escénico” a la facultad, colas en secretaría, profesores de los que se dice que son un “hueso”… En definitiva, cambios que muchos estudiantes no saben cómo afrontar.

En primer lugar, relájate y respira hondo. Lo que te sucede es normal y tiene mucho que ver con las sensaciones que genera la incertidumbre. Todos las experimentamos cuando se produce un nuevo ciclo en nuestras vidas, como sucede, por ejemplo, en cada nuevo trabajo.

Un buen truco para afrontar los primeros días es que, antes de que comiencen las clases, intentes tener todo lo más organizado posible. Apunta bien los horarios, los nombres de los profesores y la ubicación de las aulas y laboratorios. No está de más que te des una vuelta por tu nueva universidad unos días antes: te ayudará a familiarizarte con el espacio.

Otra cosa recomendable es que aproveches las jornadas de bienvenida que suelen organizar las universidades, como, por ejemplo, la universidad privada de Madrid UAX, que lleva años con esta tradición. Allí te darás cuenta de que los demás están tan nerviosos como tú y podrás “romper el hielo” con alguno de ellos. A veces se fraguan amistades para toda la vida desde estos primeros momentos.

Puede parecer una tontería, pero te vendrá muy bien importe la “puntualidad británica”. Te ayudará a controlar los horarios y acostumbrarte a la rutina. Además, muchos profesores tienen muy en cuenta la formalidad y puntualidad de sus alumnos, por lo que más vale prevenir que lamentar.

No te preocupes si los primeros días te encuentras “perdido” en clase. No te frustres si en tu instituto eras de los primeros y ahora ves que a tu alrededor parece que todos saben más que tú. No olvides que todos los alumnos que están junto a ti han superado las mismas pruebas y el nivel que tenéis es el mismo. No desistas. Ante la adversidad, persevera.

Y, por último, disfruta de la experiencia. Con el paso del tiempo te darás cuenta de que los primeros cursos universitarios suelen ser los mejores: conocerás a nuevos amigos, aprenderás lo que siempre te ha apasionado y será una experiencia que no olvidarás fácilmente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *