¿Estudiar en casa o en la biblioteca?

bibliotecauaxCada alumno es un mundo y tiene hábitos de estudio muy distintos, pero cuando llegan los exámenes surge la eterna pregunta: “¿estudio en casa o en la biblioteca”. Te contamos los pros y contras para que elijas con cabeza.

Es posible que tengas que enfrentarte a unos exámenes finales, una oposición o al desarrollo de hábitos de estudio constante y no tengas claro si es más productivo estudiar en casa o en la biblioteca. Ambos tienen ventajas e inconvenientes y la elección del lugar dependerá en gran parte de la capacidad de concentración de cada uno para sacar el máximo partido a las horas de estudio en uno u otro lugar.

Estudiar en la biblioteca

Las bibliotecas son lugares de estudio en los que es más fácil concentrarse debido al ambiente silencioso y al acceso cercano a libros de referencia para consultar. Sin embargo, este ambiente puede no ser tan tranquilo como pudiera parecer a priori en épocas de exámenes, donde las salas se masifican, generando ruidos o distracciones.

La posibilidad de encontrarse con un conocido o tender a tiempos de descanso prolongados son algunos de los peligros de estudiar en biblioteca que debes evitar. Y, quizá el “contra” más importante: a no ser que la biblioteca disponga de un servicio de apertura de 24 horas en época de exámenes, estás limitado por los horarios que tengan. Si eres una de esas personas que rinde mejor por la noche o te gusta madrugar para estudiar, hacerlo de esta manera en una biblioteca puede resultar una misión imposible.

Estudiar en casa

Es cierto que nuestra casa puede suponer una fuente de distracciones mayor que la biblioteca (la televisión, el teléfono o la tablet son “tentaciones” que conviene evitar), pero también nos puede ayudar a organizarnos mejor con los tiempos de estudio, los descansos y las pausas para comer.

El hecho de estudiar en el mismo lugar (la habitación, el despacho o cualquier espacio que hayas elegido para hacerlo) se convierte en una rutina beneficiosa que no siempre se encuentra en la biblioteca, y puedes personalizar el espacio como tú quieras. Además, no hay que trasladarse hasta el lugar donde se encuentre la biblioteca, pudiendo aprovechar más el tiempo dedicado al estudio.

Sea cual sea el método que elijas, es indispensable que durante el curso mantengas un hábito de estudio constante para evitar “atracones” de última hora.

Fuentes: uax.es

 

Im

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *