Planificación, método y relajación: las claves para superar el miedo a los exámenes

http://www.dreamstime.com/-image19455172

Un examen es una prueba para evaluar los conocimientos. Por tanto, enfrentarse a ellos no debe asociarse a un estado de nervios que conduzca al bloqueo mental y, por tanto, al fracaso. No obstante, con una adecuada preparación encontraremos la seguridad necesaria para afrontar estas pruebas con relajación y sin miedos. La clave para no fallar en los días de examen está en lo realizado durante el curso. Si el método de estudio y la planificación son los adecuados, no tiene por qué haber ningún problema. A continuación te ofrecemos una serie de consejos para que el miedo escénico no se apodere de ti a lo hora de enfrentarte a un examen.

  1.  Método y planificación. Dar con tu método de estudio es fundamental. Hacerse esquemas de los temas es una buena manera de estudiar sintetizando lo fundamental. A lo largo del curso es necesario ser constante en las horas de estudio y planificarte para que no tengas que estudiar todo de cero los días previos al examen: si haces eso, probablemente estarás perdido.
  2. Encuentra tu lugar de estudio. Busca un espacio sin ruidos ni elementos que supongan una distracción. Puede ser tu habitación, aunque es preferible un lugar neutro, como una biblioteca, para concentrarte de verdad en el estudio. Si te alojas en un colegio mayor, es preferible que acudas a la biblioteca. Por ejemplo, los alumnos de la UAX que se alojan en sus residencias universitarias tienen a mano la biblioteca de la universidad para estudiar o hacer consultas.
  3. No dejarlo para el último día. Como señalábamos en los puntos anteriores, dejar el estudio para los días previos al examen es un error y, en muchos casos, aprobar sólo será cuestión de suerte. Mucho mejor si estudias día a día y en los días previos repasas las lecciones.
  4. Relajación en las horas previas. Hay una máxima en el mundillo universitario que dice que lo que no hayas estudiado no lo vas a asimilar en las horas anteriores al examen. Pues aplícala. En esos momentos es mejor relajarse con cualquier actividad distinta al estudio.
  5. Ante el examen, ordenar las ideas. Con el examen sobre la mesa, primero lee con detenimiento las preguntas y haz un esquema mental (o un borrador por escrito) con las respuestas. Si ordenas las ideas y administras bien el tiempo de que dispones, todo irá sobre ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *