Cómo mejorar los procesos internos de tu empresa

 Procesos empresariales mejorados

Toda empresa requiere de unos procesos internos para su funcionamiento; eso implica, sin ir más lejos, la gestión de unos flujos de trabajo, la relación entre diferentes departamentos, el uso de las herramientas tecnológicas adecuadas y una comunicación interna eficaz que permita coordinar de manera profesional todos los elementos de la compañía.

Muchas empresas no son conscientes de que sus procesos internos de trabajo les hacen perder dinero. Por esta razón, creemos importante señalar algunos consejos básicos para mejorar y optimizar los procesos internos de la PYME.

 

Claves para mejorar los procesos internos de tu empresa

 Cuando hablamos de procesos internos, podemos estar refiriéndonos a una amplia variedad de aspectos, dependiendo del tamaño de la compañía y cuánto ésta sea capaz de abarcar dentro del recorrido de un producto.

Si nos referimos por ejemplo a los procesos internos administrativos, está claro que hay que seguir unos procedimientos para evitar errores y lograr que todo el personal responsable acceda a la información adecuada para poder realizar su trabajo.

Así, por ejemplo, será importante que los departamentos de Marketing, Recursos Humanos y Contabilidad tengan acceso a una misma información y sigan una metodología estándar para la gestión de determinados procesos de trabajo. El software de gestión documental es la clave para que todos los responsables puedan acceder, modificar o visualizar un mismo documento, ya sea una factura, albarán, contrato, hoja de registro o el tipo de documento que sea.

Por tanto, una de las mejores maneras de empezar a mejorar tus procesos internos es empezar por disponer de la tecnología y herramientas digitales adecuadas. En la medida en que dispongas de más información para controlar y medir tiempos, así como poner en común la información, los datos llegarán más rápido a la persona que corresponde para una administración más estandarizada y automatizada.

Los procesos de trabajo largos y complicados, en los que hay mucha información que ha de pasar de unas manos a otras, acaban generando, casi siempre, errores que luego implican una mayor cantidad de trabajo. De cara a optimizar tus procesos de trabajo, es básico llevar un sistema de registro y conocer los procedimientos que sigue cada departamento, a fin de poder mejorar la productividad y encontrar el mejor modo posible de hacer las cosas.

Durante este tiempo de análisis y medición, probablemente te encuentres con que debes invertir en nuevas herramientas. Algo que debemos valorar con precaución, pero siempre mirando por el retorno de la inversión y por lo que realmente vamos a ganar: competitividad, productividad, reducción de costes a medio plazo y un mejor servicio al cliente.

¿Estás intentando mejorar los procesos internos de tu negocio? Te invitamos a compartir tus inquietudes y necesidades en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *