¿Qué es la TAE?

TAEA veces ocurre que de tanto escuchar un término en la radio o en la televisión, de tanto leerlo en la prensa escrita, en las publicidades, se nos comienza a hacer tan familiar que en pocas ocasiones nos damos cuenta de que no estamos seguros de cuál es su real significado. Esto por lo general sucede cuando se trata de materias técnicas, alejadas del lenguaje cotidiano de las personas pero determinantes en la vida de la mayoría.

El sector bancario es un excelente ejemplo de lo recién dicho. Nadie puede negar lo determinante que es para nuestras vidas –y menos en las actuales circunstancias-, a pesar de que proporcionalmente un grupo reducido de la población está en condiciones de asegurar con certeza que comprenden totalmente el lenguaje técnico que lo caracteriza.

En este sentido, uno de los términos que más se escucha es el de Tasa Anual Equivalente, más conocido por su sigla TAE. A pesar de que a diario se vincula con los beneficios que ofrece una u otra cuenta bancaria, no todos sabemos con certeza a cuál es su definición o cuál es su real utilidad. Por este motivo, a continuación os ofrecemos algunas pistas para que no tengáis dudas de qué os están hablando la próxima vez que veáis la publicidad de alguna entidad bancaria.

El concepto hace referencia al coste o rendimiento efectivo de un producto financiero. En palabras simples, es un indicador que se utiliza para conocer la rentabilidad que obtienen los ahorros de una persona en un banco determinado, igual que el de los créditos de consumo o de las hipotecas que pueda ofrecer la institución.

Por lo general, la TAE se emplea para comparar las ventajas de los préstamos que cuentan con el mismo plazo de tiempo (fijos con fijos, variables con variables) o que son de la misma categoría (personales con personales, hipotecarios con hipotecarios). Otro dato a considerar es que incluye el tipo de interés nominal, los gastos y comisiones bancarias y el plazo de operación, pero no toma en cuenta gastos prescindibles por el cliente, como el de transferencia de fondos.

Para calcularlo se emplea una fórmula definida por el Banco de España y que considera el tipo de interés del préstamo o el nominal, la comisión de apertura, de estudio o de cancelación del préstamo (sea parcial o total) y, finalmente, el periodo de vigencia de la hipoteca o de la inversión según en base al producto financiero elegido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *