Tres formas básicas de cuidarse cuando se sufre una intolerancia alimentaria

Las intolerancias alimenticias no son tan graves como las alergias pero esto no quiere decir que no sean muy molestas y que no puedan causar muchos problemas e incluso mermar la calidad de vida de quién las sufre. Por eso, vamos a ofrecer algunos consejos básicos para cuidarse cuando se padece este problema.

Evitar todo aquello que pueda contener lo que nos produce la intolerancia

Lógicamente, el primero consejo que hay que seguir cuando se sufre una intolerancia es evitar el alimento que la causa. Esto puede parecer un poco de Perogrullo pero lo cierto es que muchas veces no se trata de algo evidente.

Por ejemplo, un intolerante a la lactosa puede comer un trozo de tortilla sin sospechar que la receta que se usa para hacerla incluye un chorrito de leche en el huevo, algo habitual en algunas casas. Del mismo modo, la lactosa se usa en muchos alimentos como conservante y en medicamentos como excipiente.

Lo mismo sucede con el gluten, ya que harinas que lo contiene se usan en todo tipo de productos. Por ejemplo, algunas marcas de patatas fritas contienen gluten e incluso lactosa y es algo que es difícil de imaginar si no se leen los ingredientes.

Reforzar la flora intestinal con complementos alimenticios adecuados

La flora intestinal se debilita con facilidad, sobre todo cuando existe una intolerancia. Por eso conviene tomar complementos alimenticios para intolerancia alimentaria. Los probióticos y los prebióticos son imprescindibles para la buena salud de la flora intestinal y por eso la mayoría de los complementos poseen ambos o alguno de ellos.

Los diferentes probióticos que contienen estos complementos ayudan mucho a las personas con intolerancias, como aquellos que tienen intolerancia al gluten o a la lactosa, contribuyendo a una mejor digestión y, en general, a una mejor salud ya que un intestino saludable es clave para un buen sistema inmunitario.

En caso de intolerancia a la lactosa, recurrir a las pastillas de lactasa cuando sean necesarias

Las pastillas de lactasa proporcionan al organismo estas enzimas indispensables para digerir el azúcar de la leche. Cuando se come fuera de casa es aconsejable tomarlas siempre, independientemente de lo que se pida del menú, para evitar que pueda haber algo que contenga lactosa y que no contábamos.

Si a mayores se pide algo que la contiene, habrá que adecuar la dosis para que todo vaya bien y no haya consecuencias indeseables como diarreas o cólicos de gases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *