Cómo evitar incendios en el hogar

incendios-hogarjpgLos incendios en el hogar son uno de los siniestros más comunes en los seguros del hogar. Es más, según un estudio realizado por la Comunidad de Madrid, los incendios con mayor número de víctimas mortales no se producen en los incendios forestales sino en los que suceden dentro de los hogares. Para minimizar los incendios domésticos durante el invierno, la época del año donde se producen más del 40% de los que suceden durante todo el año, el organismo provincial ha lanzado la campaña ‘Este inverno protege tu hogar’.

Se trata de una acción de concienciación con la que se pretende “salvar vidas” y ofrecer consejos de prevención. Para ello, se han distribuido por los municipios de la Comunidad de Madrid un total de 55.000 trípticos donde se recogen una serie de recomendaciones para saber cómo enfrentarse a este tipo de accidentes.

–          No sobrecargar los enchufes con multiplicadores.

–          Desconectar los aparatos eléctricos una vez utilizados.

–          Utilizar enchufes y conexiones normalizados.

–          En Navidad, hay que tener mucho cuidado con el árbol, no situarlo cerca de fuentes de calor, utilizar siempre luces homologadas y apagar el alumbrado navideño tanto al salir de casa como al irse a dormir.

–          No dejar velas desatendidas y apagarlas al salir de casa o al marcharse a dormir. Tampoco hay que colocarlas cerca de cortinas u otros combustibles.

–          No usar braseros de leña o de carbón ya que emiten gases tóxicos que pueden producir la muerte.

–          No fumar en la cama y asegurarse que los cigarros están apagados al vaciar ceniceros en el cubo de la basura.

–          Limpiar regularmente la campana extractora, chimenea y quemadores de gas.

–          No dejar desatendidas ollas y sartenes al fuego.

–          No echar nunca agua en una sartén en llamas. Hay que utilizar una tapadera o un trapo húmedo.

–          Las habitaciones que tengan cocinas o estufas de gas tienen que tener ventilación exterior.

–          Realizar revisiones periódicas en las instalaciones de gas.

–          No encender la luz si la vivienda huele a gas.

–          Cerrar siempre la llave del gas después de utilizar.

–          Mantener cerillas y mecheros fuera del alcance de los niños.

–          Apagar la manta eléctrica antes de acostarse.

–          No dejar la plancha desatendida y apagarla después de su uso.

–          No colocar muebles, cortinas, etc.. cerca de chimenas y mantener siempre limpio el tiro.

 Por último, en el folleto se explica que siempre que sea pequeño y no hay riesgo, se puede apagar el incendio con un extintor o una manta apaga fuegos. Si no se puede apagar, hay que alertar a todos los ocupantes de la vivienda para salir de ésta, cerrar las puertas en las habitaciones donde no se haya originado las llamas y salir de la vivienda lo más rápido posible. Una vez abandonada la vivienda, llamar a los bomberos y esperarlos en el exterior con la llave de la vivienda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *