Consejos para la compra de electrodomésticos

La función de un electrodoméstico es hacernos la vida más fácil. Aunque podríamos vivir sin ellos, una vez que te acostumbras no puedes prescindir de su uso. Pongamos como ejemplo el lavavajillas: desde que dejaste de lavar los platos a mano y te decidiste a comprar una máquina que hiciera ese trabajo por ti, no paras de felicitarte por tu acertada decisión. Pero antes de comprar un electrodoméstico o renovar alguno viejo es importante tener en cuenta varios consejos que a continuación te detallamos.

 comprar_electrodomesticos_IKEA

–          Compra sólo aquello que necesites. Tu vida no va a ser más feliz por tener la casa abarrotada de aparatitos, muchos de los cuales rara vez usarás.

–          Ten en cuenta el espacio de que dispones. Es importante que sepas exactamente la ubicación del electrodoméstico antes de comprarlo, así como las medidas que ha de tener. También debes tener claro el tipo de energía que precisa para su funcionamiento: una cocina puede ser eléctrica (vitrocerámica, inducción) o funcionar con gas.

–          Clasificación energética. Si compras electrodomésticos con etiqueta energética A+ o A++ estarás haciendo un favor al planeta y otro a ti, porque este distintivo significa que el consumo de energía del aparato en cuestión es menor y su eficiencia, mucho mayor.

–          El tamaño sí importa. No es lo mismo una nevera para una familia numerosa que para alguien que viva solo. Por eso, no hay que dejarse impresionar por el tamaño de algunos electrodomésticos y tener en cuenta lo que de verdad necesitas. Además, el consumo de un aparato de menores dimensiones también será menor.

–          Que te retiren el antiguo. Si vas a renovar un electrodoméstico puedes elegir una de las muchas tiendas y cadenas que ofrecen como servicio la retirada del aparato antiguo. Consulta en tu comunidad autónoma si hay algún tipo de subvención por renovar electrodomésticos.

–          Instalación del electrodoméstico. Es preferible que la casa en la que adquieras el producto sea la encargada de instalártelo en tu casa. Una vez que lo hayan hecho, asegúrate de que el funcionamiento del aparato es el correcto.

–        Garantía del producto. Es mejor comprar marcas que te garanticen que si el funcionamiento del producto en sus primeros años de vida no es el correcto, de lo cambian o reparan. En muchos casos, la duración de la garantía es un índice de la fiabilidad del aparato en cuestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *