Preguntas curiosas: ¿Cómo se realizan los embalajes con percha?

Seguramente te habrás fijado más de una vez en los embalajes de ciertos productos, que vienen en una bolsa de plástico que termina en una percha de plástico. Un ejemplo son las cortinas de baño, que se presentan en los expositores en una bolsa plástica o parcialmente cubiertos con un cartón que tiene una percha de la  que se cuelga.

Esta percha facilita mucho la exposición de los productos, permitiendo que por un lado, en el comercio puedan tener ordenadas y bien a la vista sus ofertas y, por otro, que el cliente tenga una mayor facilidad para poder encontrar lo que necesita simplemente mirando, sin tener que levantar nada o buscar por la estantería hasta encontrar aquello que busca.

Pero, ¿te has preguntado alguna vez como es el proceso de fabricación de estos embalajes? Vamos a responder a esta pregunta.

Embalajes estándar

Muchos de estos embalajes son totalmente estándar, es decir, tienen unas medidas y formas comunes para todos ellos. Si el embalaje consta de bolsa o de cartón estos son fabricados en la empresa correspondiente y posteriormente se les acopla la percha.

La percha es producida en una fábrica dedicada a la inyección de plásticos. Este sistema consiste en utilizar un molde con la forma adecuada, en este caso la de una percha estándar, y rellenarlo con plástico fundido.

Una vez que el plástico enfríe se convierte en una percha del grosor y tamaño buscados que son adquiridas por las diferentes empresas que las utilizarán para el embalaje de productos.

Embalajes personalizados

En algunos casos, estas perchas no son estándar, sino que están personalizadas. Es el caso de perchas que llevan impresa la marca del producto, por poner el ejemplo más habitual. Este tipo de perchas requieren de un proceso un poco más laborioso que comienza con la fabricación de moldes personalizados.

La empresa experta en fabricación de productos de plástico inyectado debe de diseñar y realizar un molde de acuerdo con lo que el cliente desea. Para esto, se comienza con un prototipo en tres dimensiones para que pueda valorarse como quedaría el artículo final.

Una vez que este es aprobado, se procede a la fabricación del molde y a la producción en serie de las perchas personalizadas para el cliente. Hecho esto, las perchas pasan a la cadena de producción de la empresa, que las une al resto del embalaje para que el producto final quede tal y como se ven en el comercio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *