Todo lo que hay que saber antes de comprar un sofá

Toca cambiar el sofá pero… ¿cuál elegir? Son tantas las opciones que, a veces, no es fácil tomar una decisión. Un sofá es un elemento muy importante de los muebles del salón, al fin y al cabo, esperamos poder pasar mucho tiempo en él descansando tranquilamente…

¿Merece la pena tener un sofá cama, por si vienen invitados? ¿Debería centrarme en un sofá cómodo independientemente del estilo? Si quieres estar seguro de hacer la mejor elección, sigue leyendo.

Todo lo que hay que saber antes de comprar un sofá

Lo primero, el tamaño.
¿Es mi salón lo bastante grande? Tomar las medidas de tu salón es lo primero que debes hacer para saber qué medidas ha de tener tu sofá pero… cuidado: en las tiendas de decoración los espacios son muy amplios y es difícil hacerse a la idea. Piensa en cómo quedaría en tu casa con respecto a los otros muebles del salón. ¿Se puede entrar y salir bien? ¿Molesta al pasar? Son algunas de las consideraciones que debes tener en cuenta.

Tipos de sofás.
Si tu salón es muy grande, quizá deberías pensar en un sofá en L, para poder cubrir el espacio y decorar a la vez. Piensa también en los miembros de la casa, si vivís mucha gente en ella, quizá sea lo adecuado. Para espacios reducidos puedes poner un sofá rinconero o una elegante chaiselongue.

Colores y materiales.
Los colores oscuros y neutros van muy bien para cualquier tipo de ambiente. Pero si buscas un aspecto más optimista, quizá sea mejor utilizar sofás más coloristas, sobre todo si viven niños en la casa. Hay sofás de tela y de piel. Es conveniente pensar si tu casa es más bien fría o cálida, pues un tejido u otro pueden potenciar o atenuar este último aspecto además de aportar mayor o menor seriedad al salón.

Comodidad.Ten en cuenta que el sofá ha de ser el lugar en el que descansar en casa después de un largo día de trabajo o de otro tipo de tareas. Si necesitas un sofá cama, valora que sea lo suficientemente cómodo en ambas funciones.

Los muebles de salón son importantes porque dicen mucho de nosotros y de nuestro estilo de vida. Lo mejor es ser fiel a uno mismo y elegir un sofá en función de nuestros gustos y las necesidades de nuestra familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *