¿Necesitas un notario?

Aunque no seas propietario de una gran empresa, no entre en tus planes futuros crear una sociedad mercantil o no tengas en mente inversiones en el extranjero, las gestiones que afectan a la vida cotidiana y que requieren la intervención de un notario son más de las que crees.

Necesitas un notarioUn notario es un fedatario público, un profesional de la abogacía, que da fe de lo que ocurre en su presencia. Su figura ha cambiado, se ha “modernizado” en los últimos años y, actualmente, en una notaría se hacen, de manera sencilla y con tarifas que parten de los precios fijados por el propio Ministerio de Justicia, multitud de gestiones.

Son varias las áreas en las que puede dividirse el trabajo de un notario, pero las que afectan a un mayor número de ciudadanos son dos: el área civil y los trámites referidos a documentos bancarios. En ambos casos se trata de cuestiones a las que, lo más probable, tengas que hacer frente en algún momento de tu vida, por lo que, no está demás tener localizada una notaría en la que poder informarte y dar solución a cualquier trámite que pueda surgirte con todas las garantías de un buen asesoramiento previo.

Si te estás preguntando si necesitas un notario, debes saber que algunas de las situaciones que requieren su intervención son por ejemplo:

  • Hacer un poder, es decir, autorizar a alguien a que actúe en tu nombre: a un abogado para que te represente en un juicio, a un familiar para que venda esa propiedad en tu nombre, etc.
  • hacer testamento o establecer un pacto sucesorio.
  • Establecer un acta de unión de hecho (necesario para que una pareja de hecho sea reconocida como tal y así sus derechos y obligaciones).
  • Realizar, mediante la correspondiente escritura, una compraventa o donación (de vivienda o de cualquier otro bien patrimonial).
  • Reconocer una deuda. Especialmente importante en el caso de préstamos entre particulares.
  • Declarar que se ha finalizado una edificación o se ha realizado una modificación en la misma (incluida la división horizontal) .
  • Documentos bancarios y financieros: hipotecas, préstamos y pólizas bancarias (por ejemplo de leasing o renting…)

Estas son solo algunas de las gestiones habituales que se realizan en una notaría. Si necesitas llevar a cabo alguna de ellas, infórmate sobre dos cuestiones importantes: el tiempo de gestión y el coste de la misma. Un buen asesoramiento es la mejor garantía de una solución satisfactoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *