Cómo elegir el mejor restaurante chino de tu ciudad

 ¿Has ido a algún restaurante español fuera de España? La experiencia suele ser la misma para casi todo el mundo; aquello es, cuando menos, raro. La paella puede ir con mahonesa (o kétchup), los bocadillos de calamares con pan de molde y el gazpacho se parece a zumo de tomate de bote con sal. ¿Por qué pasa esto? Porque los restaurantes ajustan ese tipo de comida a la gastronomía local, para asemejarse un poco a las costumbres del país y ganar algunos clientes extra.

Lo mismo les pasa a los restaurantes chinos en nuestro país. Su comida nos es tan ajena que es difícil saber lo que es auténtico y lo que no.

Afortunadamente, la creciente población china de España ha hecho que cada vez estos establecimientos se parezcan más a lo que realmente deberían ser, es decir, locales de comida china.

Os damos algunos trucos para elegir (en la medida de lo posible) el mejor restaurante de comida china o, por lo menos, los platos más auténticos.

Una Hot Pot es una especie de fondue con caldo para compartircomida-domicilio

1. Asegúrate de ver a chinos comiendo allí

Cuando la gente de un país come en un restaurante de su gastronomía, suele ser una buena señal. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Fíjate en su aspecto. ¿Están de paso? ¿Han venido a visitar a un conocido del restaurante? Si llevan mandiles no lances las campanas al vuelo: has llegado demasiado pronto y son los cocineros comiendo antes del servicio…

2. Intenta pedir platos especiales

Aunque lo más normal es tirarse a un por un menú, lo mejor es dedicar un minuto a mirar bien la carta y optar por un plato más elaborado. Generalmente los menús (sean para uno o para grupos) están adaptados al estilo “español”.

3. Huye de los rollitos

Los chinos no comen rollitos de primavera todo el día. Ni siquiera todo el año (aquí tampoco comemos turrón constantemente). Pídelos si te apetecen, pero no vayas a pensar que es el culmen de su gastronomía…  Lo mismo pasa con el cerdo agridulce, el chop-suey o el pollo con almendras.

4. Si saben español no es un chino de verdad

Si es un chino auténtico, puede que hasta la carta esté en chino.

5. Da miedo entrar

¿Luz tenue? ¿Olor a fritanga y especias? Vas bien.

4. Sin miedo a los nombres raros

“Hormigas suben al árbol” es el mejor ejemplo. Carne salteada con fideos, sin más. Los chinos tienen nombres exóticos en sus platos, algunos vienen desde hace siglos, pero no hay que alarmarse, nunca es nada “raro”.

5. El arroz es el pan

Los chinos utilizan el arroz blanco simple como acompañamiento y para picar entre platos separando los sabores de éstos. Si pides pan de barra o arroz tres delicias, lo estás haciendo mal.

6. Picante es muy picante

Si te dicen “pica un poco”, es que pica de mil demonios. La comida del sur de china, en la zona de Sichuán, es especialmente picante… ¡y deliciosa!

7. Nombre impronunciable y decoración espartana

Los restaurantes españoles de comida casera no tienen fotos de España, ni estatuas del Quijote. Los restaurantes chinos auténticos, tampoco. Cuatro mesas, nombre extrañísimo -nada de “Gran Muralla”- y cuatro fluorescentes en el techo, has acertado.

8. Los chinos no toman postre

¿No te has dado cuenta? Los postres chinos son postres españoles. ¿Por qué? Porque no tienen costumbre. Un sencillo postre chino sería por ejemplo las bolitas de harina de arroz. Fuera de ahí, sorbete de limón de toda la vida.

Por último, una recomendación. ¿Qué es para ti “comida española”? ¿Pan tumaca? ¿Pringá? ¿Tapas? ¿Pote? Somos un país relativamente pequeño y cada región tiene su propia gastronomía… China es un país inmenso, con costas, montañas, desiertos, llanuras… ¿cuál es la “comida china”?

Si buscas un restaurante chino en Madrid o en cualquier localidad, pregunta si tienen especialidades de comida china cantonesa, hunán, fijuán, sichuán, pequinesa…

Si lo que quieres es pedir comida a domicilio, La Nevera Roja tiene asociados cientos de restaurantes chinos con especialidades de todo tipo, así puedes ir experimentando y abriendo tu paladar a nuevos sabores… ¿No te va entrando hambre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *