Seguros de vida: por qué contratarlos y cuál elegir

Los seguros de vida son una garantía de tranquilidad para el futuro de cualquier familia, ya que permiten afrontar con calma las situaciones económicas que se desprenden por la ausencia  de los  ingresos de alguno de sus miembros. Además, algunos también pueden incluir supuestos como el de la invalidez absoluta y permanente, y otros que, en definitiva, impliquen que el núcleo familiar tenga que afrontar eventuales problemas de dinero.

seguros_vida_aegon

 Tipos de seguros de vida

No existe sólo una alternativa cuando se trata de elegir una póliza de este tipo. Las opciones son múltiples y, como siempre ocurre en estos casos, hay que tener en cuenta una serie de factores, entre los que hay que incluir al número de integrantes de la familia, al tipo de empleo de quienes trabajan y la esperanza de vida, entre otros. Las alternativas son las siguientes:

–      Seguros mixtos. Combina una parte de ahorro y una protección frente al fallecimiento. Garantiza el ahorro y normalmente un tipo de interés sobre el mismo, ya que si el titular de la póliza continúa con vida al momento de expirar el contrato, podrá recuperar el ahorro acumulado y hacer uso del dinero como estime conveniente. En caso de que algo pase, los beneficiarios recibirán la cantidad establecida como prestación de fallecimiento. Suele ser el ahorro e intereses acumulados más una suma adicional que paga la aseguradora.

–      Seguro de vida/riesgo. Son los más comunes, y cubren el fallecimiento provocado por causa natural, accidente o enfermedad, y existe la posibilidad de incluir también la invalidez. Es anual y se renueva hasta un límite de edad que, por lo general, es establecido por la compañía con la que se contrata la póliza. Si el titular continúa con vida al momento de finalizar el contrato, no recuperará el dinero entregado por concepto de cuotas, igual que si en el seguro de hogar no ha tenido siniestros, la compañía no le devuelve la prima pagada.

Estos seguros se pueden vincular con un crédito o hipoteca, de forma que en caso de fallecimiento o invalidez la aseguradora liquida la deuda pendiente con el banco, dejando a la familia libre de esa carga económica.

–      Seguro de rentas. No se diferencia de las demás en cuanto a entregar a los beneficiarios todo el capital contemplado en el contrato en caso de que el titular ya no esté. Su particularidad radica en que, si este continúa vivo una vez finalizado el plazo acordado con la aseguradora, recibirá el dinero como renta vitalicia (hasta su fallecimiento) o temporal (por un periodo dado).

Los mejores seguros de vida son aquellos que dan todas las garantías que necesita una familia para afrontar el futuro con la tranquilidad que da saber que se cuenta con un respaldo frente a cualquier situación imprevista. Eso es lo importante.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *